El examen es un momento en el que hemos de demostrar nuestros conocimientos: su resultado depende del grado de los mismos, así como de múltiples variables que afectan al rendimiento antes, durante y después del mismo. Las variables que inciden en el éxito son:

  • El estudio ya que permite  un conocimiento perfecto de la materia.
  • Repasos bien planificados.
  • Condiciones físicas y psíquicas favorables (descansados, relajados, concentrados  y con plena confianza en nuestras posibilidades).
  • Es muy importante controlar la ansiedad: una cierta tensión mejora el rendimiento, aunque demasiados nervios pueden ocasionar un bloqueo (efecto de mente en blanco).

a)    A largo plazo

La preparación a largo plazo para los exámenes supone que tienes que empezar a trabajar desde el primer día de clase y llevar tus trabajos, estudio de temas, etc., al día. Es decir revisar no significa aprender la materia por primera vez, cuando llegas a la víspera del examen, sino repasar lo que ya entiendes para mantenerlo fresco en la memoria.

b)    A medio plazo

Cuando la fecha del examen se acerca es importante que te organices un plan de repasos. La fecha del comienzo de tales repasos dependerá de la cantidad de materia, del número de asignaturas que has de examinarte, etc. Poner por escrito el plan de revisiones es de una gran ayuda, pues te permite hacer un balance entre las clases, los repasos, tu descanso, etc.

c)    La noche antes

  • No intentes aprender nada nuevo. Como mucho, repasa en su conjunto todo el material que entrará en el examen.
  • Asegúrate de que tienes todo lo que necesitas para el examen: boli, calculadora, reloj, etc.
  • Vete temprano a la cama y no trasnoches.

El día del examen

a)   Desayuna abundantemente.

b)   Si puedes elegir sitio, siéntate en los primeros lugares.

c)    Estar descansados.

d)     No repasar a fondo el mismo día.

e)    Controlar la tensión emocional que genera pensar en el examen. Para ello, relaja tus músculos y respira profundamente varias veces. Luego normaliza tu respiración.

f)    No hablar del examen antes de empezarlo.

g)    Entender correctamente las instrucciones antes del examen, tanto las que nos da el profesor como las que vienen en la hoja de examen.

h)    Lee las preguntas y calcula el tiempo para cada una.

i)     Comienza por las preguntas que tengas mejor aprendidas.

j)    Procura entregar el examen lo más limpio posible.

k)     Si terminas antes de tiempo dedícalo a corregir, repasar la ortografía o pensar en preguntas que hayas dejado sin contestar.