Según la RAE un libro es “ un conjunto de muchas hojas de papel u otro material semejante que, encuadernadas, forman un volumen”. Si estás leyendo este artículo, seguramente no es la definición que esperabas encontrar. Un libro es mucho más que un volumen, un libro es fundamental y debe ser un compañero en el día a día de un niño, casi desde el momento en el que nace.

Según varios especialistas, podemos iniciar a los niños en “la lectura” a partir de los seis meses. Aunque no saben leer, con esta edad los bebés ya escuchan, ven las imágenes y palpan las diferentes texturas que pueda tener el libro, lo que les servirá para iniciarse en el hábito lector y habituarse al manejo de libros. Como padres, junto con sus maestros, tenemos un importante papel, pues debemos proporcionarles libros y cuentos que puedan ver, leer e interactuar con ellos, favoreciendo así el inicio del lenguaje.

Leer a los niños desde bebés les favorece en muchos aspectos:

  • Enseña a comunicarse
  • Ayuda en el inicio del lenguaje (colores, letras, números)
  • Desarrolla las emociones y la imaginación
  • Formación de la memoria y vocabulario

Cómo motivar en la lectura

A partir de los 12 meses, los niños ya suelen coger ellos mismos los libros, pasan las hojas, entienden lo que ven y escuchan aquello que les leemos o contamos. Por ello, es bueno que desde edades tempranas, se siga un hábito y una rutina y se busque un momento determinado para leer, por ejemplo, antes de ir a la cama.

Además de leer con ellos y manejar cuentos, hay muchas otras posibilidades y actividades que podemos hacer para que nuestros hijos disfruten con la lectura. Algunas de ellas son:

  • Ir a la biblioteca juntos
  • Llevar un libro siempre encima
  • Contar un cuento antes de dormir
  • Ser un buen ejemplo como lector
  • Dejar elegir las lecturas a nuestros hijos: si no termina la lectura seguramente sea porque no le ha gustado su elección.
  • Crear historias juntos, cuentos de nuestra vida
  • Leer y conocer todo tipo de lecturas, cuentos, cómics, revistas, etc.

Lectura en niños- ¿Cuándo aprenden a leer?

Debemos saber que todos los niños no progresan de igual modo, no tienen la misma madurez mental, por lo que la edad de aprender a leer no puede fijarse en algo exacto.

Muchos padres se preocupan porque en el cole les dicen “tiene que aprender a leer ya o hay que pasar a primaria sabiendo leer”. En infantil se sientan las bases de la lectoescritura y aunque hay niños que terminan la etapa sabiendo leer, no tiene porque ser la norma general. Cada uno lleva un ritmo diferente y es importante respetarlo, sin saltarnos ningún paso; será mucho más enriquecedor y satisfactorio para ellos hacerlo por si solos cuando tengan la madurez suficiente y las nociones básicas de la lectura aprendidas. Para el aprendizaje de la lectoescritura es necesario desarrollar los siguientes factores:

– Sensoriales: buena discriminación visual (formas, posiciones,..) y desarrollo de la percepción de sonidos y su reproducción.

– Psicológicos: conocimiento del cuerpo, buena orientación espacial, sentido del ritmo, motricidad desarrollada y coordinada y nivel del lenguaje suficiente y correcto.

Beneficios

La lectura es una actividad que tiene beneficios en todas las edades, pero en la infancia con especial mención, pues ayuda en el desarrollo de muchos aspectos, tanto intelectuales como sociales. Seguramente tu hijo, la primera vez que vea un libro será en tus manos, cuando le cuentes un cuento por primera vez, cuando le enseñes los sonidos que hacen los animales, o cuando vea las imágenes que hay en esas páginas. Todo esto ayuda, desde bebés, a la mejora de la concentración y a desarrollar la imaginación y creatividad.

Los libros y la lectura se van adaptando a las edades y niveles de cada uno de los niños y pueden ser ellos mismos, los que elijan el libro que mejor se adapte a sus gustos y necesidades. Según vayan avanzando en la lectura, se produce la adquisición de vocabulario y con ello el desarrollo de la fluidez verbal, mejora de la expresión, tanto oral como escrita y de la comprensión y velocidad lectora.

Autora del artículo: Verónica García García (Ver Curriculum)

Solicita información sin compromiso Llámanos