Hace unos días escribía sobre cómo y cuándo empezar a leer con nuestros hijos. Hoy os hablo sobre qué tipo de libro o cuento elegir para nuestros hijos según la edad y/o etapa en la que se encuentra.

Para empezar os muestro cómo podemos clasificar los cuentos según la clase, es una versión de la clasificación de cuentos “Aarne-Thompson”:

  1. Cuentos sobre otros niños: se trata de cuentos sobre niños que hacen lo que a ellos les gustaría o hacen lo mismo que ellos.
  2. Cuentos de fórmula: son los cuentos mínimos, los de nunca acabar, acumulativos y de encadenamiento.
  3. Cuentos de animales: guardan una estrecha relación con las fábulas. Los animales actúan como las personas y tipifican algún rasgo de su carácter.
  4. Cuentos maravillosos: incluyen personajes encantados como gnomos o hadas, suele haber un héroe y un malhechor.

Una vez que conocemos los tipos de cuentos que existen podemos tener en ucenta una serie de criterios que deben tenerse en cuenta y que son comunes a todas las edades, pero aun así, debemos conocer en qué momento se encuentra el niño para acertar con el tipo de libro. Los criterios a tener en cuenta para ello son:

  • La imagen como factor importante. El colorido ha de ser vivo, brillante y variado, en especial para los niños pequeños.
  • Las imágenes tienen que guardar una estrecha relación con el texto al que acompañan. Para los niños que comienzan a leer, es importante que siga predominando la imagen sobre el texto y que éste sea fácilmente legible.
  • Las ilustraciones han de ser atractivas y adecuadas a su mentalidad.
  • Por lo general, no deben ser muy largos.
  • Deben estar relacionados con sus intereses y de temas variados.
  • Con respecto a los aspectos de edición: una buena presentación, tamaño pequeño, tapas duras plastificadas, al principio tendrá pocas hojas, papel agradable al tacto…

Según la edad de los niños, hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • De 1 a 2 años normalmente están centrados en la vida cotidiana y tienen una gran carga afectiva. Muy a menudo son los adultos los que van improvisando el cuento.
  • Para los 3 años, las historias deben ser sencillas, claras en cuanto a la idea y el lenguaje empleado. La acción debe ser lineal y no demasiado larga, ya que la capacidad de atención no está desarrollada a esta edad. Tenemos que evitar temas de miedo e inquietud y la cantidad numerosa de personajes.
  • A los 4 años les encanta la fantasía, personajes fantásticos, objetos extraños que hablan y se mueven, países maravillosos o ciudades encantadas.
  • A los 5 años el niño prefiere personajes y situaciones más reales. Le gustan los protagonistas que son niños como él, con los que puede identificarse. Los cuentos ya pueden ser más largos y aparecer más personajes.
  • A partir de los 6 años ya podemos empezar con los libros de capítulos, deben ser de lectura breve y vocabulario sencillo porque ya son ellos los que leerán el cuento, no hay que olvidar el seguir leyéndoles nosotros cuentos más complejos. En esta época les gustan los cuentos de fantasía, de humor o incluso libros de investigación sobre temas que le interesen. Para los más mayores el cómic es otra buena opción.

Autora del artículo: Verónica García García (Ver Curriculum)